domingo, 11 de julio de 2010

Anatomía de Grey

¿Recuerdas cuando eras pequeño que tu única preocupación era si te regalarían una bici para tu cumpleaños o si te dejarían desayunar galletas? Ser adulto está sobre valorado. No te dejes engañar por unos zapatos bonitos, o por el sexo, o por no tener a tus padres diciéndote lo que debes hacer: ser adulto es una responsabilidad. La responsabilidad es un verdadero asco, verdaderamente es un asco. Los adultos siempre tienen mucho que hacer: ganarse la vida y pagar el alquiler, y si estás en practicas para ser un cirujano tienes que coger un corazón con tus propias manos. ¡Eh! Estamos hablando de responsabilidades. Esto hace que las bicis y las galletas sean muy apetecibles. Lo que más miedo me da de la responsabilidad es cuando lo estropeas todo y dejas que resbale de tus manos.

La responsabilidad es un verdadero asco, por desgracia cuando has pasado la época de los aparatos correctores, la responsabilidad se queda contigo. No puedes escapar: o alguien nos lo hace comprender o sufrimos las consecuencias. Aunque la madurez tiene sus ventajas, me refiero a los zapatos bonitos, al sexo, a no tener padres diciéndote que hacer... eso esta muy bien.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...